¡Bienvenido a El Vino del Mes!

Doce meses, doce vinos
Seguinos

Viernes, mediodía, Peña y Las Heras. Llegamos a El Estrebe, una parrilla que desde la distribución de las mesas y ambientación ya te dabas cuenta que no podía fallar.
La cita venía de la mano de la bodega Cavas Rosell Boher que quiso hacer un almuerzo con los blogueros miembros de Argentina Wine Bloggers.
Al ingresar nos dirigimos a la mesa especialmente armada para la ocasión en la que Alejandro "Pepe" Martinez Rosell, enólogo de la bodega, junto a Miguel Weiskind iban a presentar el nuevo Casa Boher Gran Reserva 2013.

Compartimos mesa además con Nicolás Orsini, Francisco Rivero Segura y Angel Ramos.

De izq. a der.: Esteban, Nicolás, Francisco, Pepe, Miguel, Angel y Maxi.

Pepe es un "personaje" directo, sin filtro, totalmente abierto a contar sus experiencias y dejar un legado. A punto de cumplir 62 años, nos cuenta que le gustaría dedicarle el resto del camino (más allá de continuar haciendo las maravillas que hace) a hacer docencia.

"Es difícil protocolizar y documentar todo porque en la tarea de hacer vino juega un factor incontrolable como es la naturaleza, pero hay que aprovechar que cada vez hay mas gente interesada en esta industria que en nuestro país es muy joven y tiene mucho para crecer".

La recepción fue con una copa de Rosell Boher Brut con el que hicimos un brindis de bienvenida y agradecimiento por la invitación. Luego llegaron unas empanaditas de carne junto al servicio Casa Boher Sauvignon Blanc 2014. Posteriormente nos sirvieron achuras de primer nivel (chinchulines, riñones, chorizos y mollejas) junto al servicio del Casa Boher Sauvignon Blanc 2015. La idea fue poder apreciar la diferencia entre las añadas de la única cepa blanca que vinifican para la línea de vinos tranquilos Casa Boher.
Ambos tuvieron tres meses de paso por roble que en el '14 se sienten mucho más con notas ahumadas y en la '15 se destaca la frescura, los cítricos y algunas notas de fruta blanca. En ambos casos el aroma más característico es el del pomelo al ser exprimido y el característico "pis de gato".


Todos nos preguntamos como puede ser que la mejor bodega de espumantes del país no tenga en su portfolio un Chardonnay, y Pepe nos cuenta que toda la uva que haya está destinada a las espumas.

"Hay muchos proyectos e ideas en el mercado pero no se puede discutir que para los espumosos la reina de las blancas es la Chardonnay y el rey de los tintos es el Pinot Noir" - afirma Pepe sin dar lugar a discusión.
Luego llegaron los cortes de carne entre los que nos sirvieron lomo, vacíocerdo con batatas y bifes de chorizo. La calidad y el punto: indiscutibles. Un aplauso para el asador.


Para maridar, la estrella de la reunión: Casa Boher Gran Reserva 2013. Un corte de 90% Malbec y 10% Merlot con 14 meses de barrica y 15 de estiba en bodega antes de ver la luz.
En copa presenta un rojo intenso de mucho brillo y vivacidad. La nariz trae recuerdos de frutas rojas y frutas secas, alguna punta ahumada, tabaco y cafe. En boca entra suave, llena el medio de boca y fluye con un excelente pasar dejando sabores de jalea de frutos rojos y reafirmando los aromas aportados por la barrica. Un vino muy equilibrado y, sobretodo, elegante. Dan ganas de seguir tomando y eso fue lo que pasó en el almuerzo.


Durante toda la reunión pudimos gozar de una clase magistral de historia de la vitivinicultura ya que Pepe es un libro abierto y muy generoso en el transmitir de su saber. Por tal motivo considero que su deseo de volcarse a la docencia será totalmente exitoso y reconfortante para él y para quienes puedan absorber esa energía.

Volviendo al Gran Reserva, nos comentaba que seguramente varíe el corte año tras año ya que la idea el utilizar la mejor materia prima para este corte de altísima gama.
Un punto no menor cuando se habla de tope de gama, sin dudas, es el precio sugerido. Miguel lanzó la pregunta de cuanto pagaríamos por este caldo y yo contesté que conociendo el método de elaboración y crianza, la botella, el diseño (por cierto espectacular y a la altura de un alta gama), la reputación de la bodega y el enólogo, y además habiendo probado el vino, lo encuadraría en la franja de $500 a $600 y estaríamos hablando de una buena RPC. Para sorpresa de todos, Pepe anunció que el precio sugerido en vinoteca es de $450 lo que lo lleva a ser de una muy buena relación de precio-calidad.

Finalmente llegó el postre que acompañamos con un excelente Rosell Boher Rosé para darle un cierre burbujeante a semejante velada.


Tal como dijo Miguel y fue el motivo del brindis, "por el primero de muchos eventos para los AWB".

Salud!!

Una vez más, como todos los años, el Ballroom I del Hotel Faena se puso a disposición del Ministerio de Ambiente y Producción Sustentable del Gobierno de la provincia de Salta para llevar adelante la novena edición del Salón Vino de Altura

Unas dieciséis bodegas de los Valles Calchaquíes se dieron cita ayer para recibir a mas de cien especialistas de prensa y trade con las novedades salteñas.

A diferencia de otros años en los que visitamos la feria, los stands estaban separados por cepas en lugar de por bodegas. El año pasado también fue así pero no pudimos ir.

Al llegar nos registramos y nos recibió Natalia Rodriguez Beluardi de Consultora STG que fue quien nos invitó a la feria.

Para destacar:
  • Copones de muy buena calidad, fundamental para este tipo de ferias.
  • Servicio constante de agua, con mozos que recorrieron todo el salón.
  • Temperatura de los vinos y ambiente ideales para la cata.
  • Predisposición y conocimiento de los responsables del servicio de los vinos.
  • Excepcional catering del Faena con bandejeadas de finger food (las empanadas de yacaré superiores), principales y pastelería.
  • Sector al aire libre y salón con sillones.
  • Música de fondo.

No me gustó:
  • Iluminación escasa.
  • La gente se abalanzó sobre la puerta de la cocina cuando arrancaron los platos fuertes y los que estaban en el fondo del salón ni se enteraron.
  • La distribución por cepas me generó una dicotomía... Por un lado estuvo bueno porque no tuvimos que hacer una recorrida completa por los blancos y luego volver a recorrer la feria por los tintos, etc. Pero por otro lado, se perdió el contacto directo con cada bodega salvo que uno conozca a los representantes de las mismas.

Lo mejor de todo: Encontrarnos con amigos del mundo del vino y compartir impresiones y unas copas con ellos.


En cuanto a los vinos, voy a destacar uno de cada stand (excepto los malbec que no probé ninguno).

Laborum Single Vineyard Torrontes 2016. Jazmines recién cortados encerrados en la botella de El Porvenir de Cafayate. Increíblemente aromático este torrontés que conjuga las flores y las frutas blancas. En boca equilibrado con buena acidez, un toque untuoso con buen volumen y gran persistencia. Sugerido $298.- Bodega: El Porvenir de Cafayate.

Cafayate Gran Linaje Cabernet Sauvignon 2015. Este vino siempre me gustó y esta añada no fue la excepción. Un cabernet con toda la tipicidad varietal y el terruño en su ADN. Es de esos vinos que siempre te hacen quedar bien y que al simple contacto con la nariz, decís "Salta".  Un vino granate, con notas de frutas rojas, pimientos y muchas especias. En boca es elegante, redondo y con muy buen cuerpo. Tiene en su composición un 10% de Tannat que le aporta estructura y carácter. Sugerido $230.- Bodega: Etchart.

Alpaca Red Blend 2011. Para mi el mejor tinto de la feria. Un corte de 80% Malbec y 20% Tannat que tiene una nariz frutal, especiada y notas ahumadas. En boca sorprende por lo jugoso, de excelente paso y con tanta fruta y notas carnosas que te dan ganas de masticarlo. La madera bien presente pero no invasiva. Excelente persistencia. Sugerido $450.- Bodega: Finca Quara.

Quara Single Vineyard Viña El Recreo Tannat 2014. Un vinazo que tiene mucho para crecer pero a la vez está para tomar ahora. Ideal para acompañar con un suculento plato norteño. Mucha estructura, gran cuerpo, con notas cárnicas, la astringencia de los vinos rudos y una acidez ideal que lo hace bien equilibrado. Larguísimo final y un retro refrescante (eucalipto o menta). Sugerido $264.- Bodega: Finca Quara.

Finca Notables Cabernet Franc 2013. Difícil elegir uno solo de la mesa de Otros Varietales. Finalmente me decidí por mi cepa favorita representada por un super alta gama de El Esteco. Un vino que transmite prolijidad y cuidado desde la nariz hasta el retro gusto. Notas herbáceas, fruta madura, gran redondez y mucha elegancia. Sugerido $450.- Bodega: El Esteco.


Un poco injusto de mi parte dejar de lado a bodegas como Colomé, Amalaya, José Luis Mounier, Tukma, San Pedro de Yacochuya, Domingo Molina, etc., pero si hablaba de todos los vinos, el post iba a ser interminable. Por eso, mi conclusión... 

¡¡QUE BUENOS VINOS QUE TENEMOS EN EL NOA!!

Nos vemos en la edición 2017.
¡Salud!


Sophia Benvenuto y Eugenia Luka son dos amigas de la infancia que llevan en su sangre el ADN de una de las primeras bodegas que puso en la cresta de la ola al Valle de Uco: Finca Sophenia. Allá por 1997, Roberto Luka, padre de Eugenia,  junto a su amigo empresario Gustavo Benvenuto, padre de Sophia, compraron unas 130 hectáreas en GualtallaryTupungato; una zona prácticamente desértica sin presencia de una bodega en 20 kilómetros a la redonda. Se dotaron de un equipo de profesionales de alta calidad y durante los siguientes dos años plantaron todo el viñedo con clones franceses de varias cepas y reservaron una zona para Malbec de Mendoza. Luego, en 2002, inauguraron la bodega que 10 años después abrió al enoturismo y cuadruplicó su capacidad productiva.

El pasado 6 de septiembre, Finca Sophenia abrió las puertas de su oficina en el barrio de Belgrano de la Ciudad de Buenos Aires para un grupo de blogueros miembros de Argentina Wine Bloggers
Al llegar nos recibieron Martín Cuccioletta, Gerente de Ventas (incorporado al equipo hace unos 5 meses) y Eugenia Luka, Brand Ambassador, quienes habían preparado una cata de alta gama para nosotros.

Nos ubicamos en la sala de reuniones donde disponíamos de un individual con seis copas y espacio para escribir las notas de cata de los ejemplares que íbamos a degustar.


Al estar todos ubicados, se hizo presente Roberto Luka, Presidente y Co-Fundador de la bodega, que participó por un breve espacio de tiempo de la cata pero que fue suficiente para plasmar su amor por el vino, por su proyecto y los valores que transmite en cada copa: familia, amistad, esfuerzo, dedicación y respeto, buscando elegancia y calidad, y trabajando con mucha pasión.

Nuestro sueño ha sido hacer grandes vinos y a nosotros nos gusta seguir soñando.   -Roberto Luka
En primer lugar vimos un video institucional y luego pasamos a la cata.




SOPHENIA Synthesis Sauvignon Blanc 2015. Uvas cosechadas en diferentes momentos para buscar un equilibrio entre acidez, mineralidad y volumen. Si bien no tiene paso por madera, da la sensasión de untuosidad propia de los blancos fermentados en barrica. Esto le da cierta elegancia que contrarresta lo salvaje de la cepa y lo hace acorde a la línea y el perfil de la bodega. Cuando volvimos sobre este vino luego de haber levantado temperatura aparecieron las notas típicas del varietal y siguió gustando. Su sugerido es de $320.-

SOPHENIA Synthesis Malbec 2013. Un vino fino y elegante que destaca en boca por su frescura y su "drinkability" (bebibilidad, palabra que nos costó pronunciar a todos en la mesa). Esta última es una característica buscada en toda la línea Synthesis. Los 14 meses de barrica francesa de primer uso le aportan estructura y amalgaman muy bien con la fruta. Su sugerido es de $480.-

SOPHENIA Synthesis Cabernet Sauvignon 2012. Excelente tipicidad varietal. Muy especiado en nariz, con notas balsámicas y fruta roja madura al frente. En boca es franco, mucho cuerpo, expresivo, potente  y muy disfrutable. Si alguien quiere saber cómo es un Cabernet de Gualtallary, sin dudas, tiene que probar este vino que tiene el sello del terroir. Fue mi preferido de la línea. Su sugerido es de $480.- 


SOPHENIA AntiSynthesis Field Blend 2015. Nunca mejor puesto el nombre a un vino. Todas las características buscadas en la línea Synthesis acá no juegan. Nacido por error de injertos de Malbec en 2012 sobre Cabernet de 1998 y plantas que comenzaron a dar un blend totalmente natural lo que dificultaba las tareas en el viñedo (maduración, tiempos de cosecha, etc). El resultado fue un vino rudo, jugoso, con mucho nervio y sobretodo natural. Su sugerido es de $500.-

SOPHENIA Synthesis The Blend 2013. Queriendo encontrar la forma de describir este vino de culto, encuentro que la palabra elegancia resumen todo lo que quiero decir. Ser elegante es ser excepcionalmente bello y sencillo con cuatro características a destacar: estética, naturalidad, distinción y belleza. Aplicado el término a la viticultura, decimos que un vino es elegante cuando está bien amalgamada la fruta con la madera, es delicado y sedoso en boca, nos brinda un paso bien placentero y un excelente y prolongado recuerdo. Corte de Malbec, Cabernet Sauvignon y Merlot, con 9 meses de barrica por separado y 9 meses luego del corte. Este vino resume el espíritu de la bodega, es literalmente una síntesis. Su sugerido es de $690.-

SOPHENIA Roberto L. 2013. Un pentavarietal compuesto por Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah y Cabernet Franc. Se trata de un vino de firma de escasa producción (solo 3500 botellas) muy bebible, con una nariz agradable donde se mezclan aromas de fruta negra madura, minerales, herbáceos y especias con notas ahumadas y de tabaco (me hizo acordar a los puros que fumaba mi abuelo en las vacaciones). En boca es sutil, con cuerpo pero sin ser agresivo, demuestra una gran personalidad y es muy bebible. Un vino para disfrutar lentamente. Viene en caja de madera de cuatro botellas. Su sugerido es de $790.-


Junto a los dos últimos ejemplares hemos acompañamos la cata con una rica tabla de fiambres y quesos que seguimos disfrutando mientras charlábamos y volvíamos a reprobar los vinos para ver cómo iban creciendo en copa.

Como siempre quedamos muy agradecidos de la posibilidad de acceder a este tipo de eventos donde podemos conocer de primera mano las historias que se encierran dentro de cada botella.

Por Sophia y Eugenia... Salud!!








En el marco de una nueva acción conjunta de Argentina Wine Bloggers, cada uno de los integrantes hemos elegido un enólogo/a para entrevistar. A la hora de hacer nuestra elección del profesional, consideramos que había que destacar el trabajo de una bodega boutique que en los últimos años se viene posicionando en el mercado local y en el exterior, cosechando premios, debido a su gran trabajo.  Hoy, de la mano de El Vino del Mes, #AWBPresenta a Romina Carparelli, responsable de enología de Bodega Margot.


¿Cuándo y cómo arranca tu carrera de enóloga?
Me gustaba mucho el vino y me parecía que era una actividad muy linda pero me costaba verlo como profesión. Pero luego empecé a descubrir y a interesarme más en ello y en lo que podría aportar y me apasionó. Y se dio que en ese proceso, mientras ya estudiaba Enología, nacía el proyecto Margot. Todo sucedió a la par. Ya para 2006, recibida y luego de haber pasado unos meses en España por una beca universitaria, me uní al proyecto familiar como enóloga de Bodega Margot.

Contanos cómo está armado el portfolio actual y si hay alguna novedad  en puerta.
Nuestro portfolio se compone de las líneas Celedonio, Maula, y Margot en espumantes. Los vinos jóvenes, frutados y fáciles de beber Maula & Misery Mouse Malbec y Sauvignon Blanc; vinos con paso por madera, de mayor estructura Maula Oak Malbec, Pinot Noir, Sauvignon Blanc, Rosé L’amour y Maula Selected Barrels que es un blend de barricas. La línea ícono Celedonio: Gran Malbec, Gran Cabernet Sauvignon y el lanzamiento de este año Gran Chardonnay. Finalmente el espumante Margot Blanc de Blancs, método Charmat 100% Chardonnay. 
Como proyecto, a mediano plazo hay un blend de la línea Celedonio pero faltan aún algunos detalles para dar con el perfil que quiero.


¿Qué cepas y proporciones tendría ese blend con el sello Carparelli?
Todavía estoy trabajando en ese Blend que seguramente podremos lanzar al mercado el año que viene. No hay porcentajes definitivos aún, pero estoy trabajando con Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc y Petit Verdot.

Sabemos que la bodega nació con espumantes. Hoy, ¿siguen siendo el pilar fundamental o la línea Celedonio pasó a ser el eje central?
Hoy nuestro foco está puesto principalmente en la elaboración de vinos tranquilos de alta gama que tiene a la línea Premium Celedonio como bandera, enfocado a un segmento específico y a la que este año sumamos un blanco (Chardonnay). Maula es nuestra línea de mayor alcance, con mayor rotación, por su variedad en estilos y precios, y por la que más nos reconocen. 

¿Qué aportó la incorporación de Paul Hobbs al equipo?
Como asesor enológico internacional, aportó durante el período 2012-2015 su visión moderna en la elaboración de vinos de alta gama, especialmente de nuestros íconos Celedonio. Su conocimiento de la industria y de las tendencias en el consumo mundial de los segmentos premium contribuyó al crecimiento de la bodega en mercados internacionales.

¿Qué buscas transmitirle al consumidor?
En todas las líneas trabajo mucho en la tipicidad, en tratar de demostrar el varietal, la zona, moderando todos los atributos que nos brinda Tupungato para lograr un vino disfrutable y fácil de tomar. Apostamos a la calidad asociada al terroir, otorgándole identidad a los vinos y proyectos que nacen de nuestros viñedos propios.


¿Cómo ves la orientación del mercado local actual?
Creo que hoy a nivel local se apunta a la elaboración de vinos disfrutables, fáciles de beber, modernos, con menos alcohol y más fruta, con buena acidez para brindar sensación de frescura; más enfocados en el día a día de los argentinos. 

En poco tiempo aparecieron nuevos conceptos y tendencias: Biodinámica, Terroirs, Huevos de Concreto. ¿Por dónde crees que seguirá el crecimiento de la industria?
Para nosotros el foco está en lograr vinos muy expresivos que muestren de qué están hechos. El terroir es el foco, potenciarlo y maquillarlo cada vez menos con madera, sobre maduración, etc. está dentro de nuestros planes.
Afortunadamente, ese estilo está cada vez más presente en nuestra zona y se encuentran cada vez más ejemplares respetuosos de su identidad.

Estás a cargo de la enología y el área comercial de la bodega, ¿cómo se hace para que convivan los dos roles?
Son dos visiones distintas que permiten ser bien administradas durante el año. Una desde el área técnica, involucrada al 100% en el proceso de elaboración del vino, el cual lleva un seguimiento durante todo el año, y otra desde el área comercial, participando en la venta, que requiere de otras herramientas y mucha vinculación con el área de marketing & comunicación para hacer llegar todo el trabajo que se realiza en los viñedos al consumidor. La vendimia es particularmente más demandante que el resto del año pero todo es absolutamente realizable.

Venimos observando que el rol de la mujer en el mundo del vino cada día tiene más peso. ¿Coincidís con esta afirmación? ¿Cómo fue tu experiencia a la hora de insertarte en esta industria tradicionalmente de hombres? 
En mi caso en particular no tuve ningún inconveniente, creo que hoy estamos en un momento de igualdad, donde el lugar o posición se obtiene por las capacidades que uno pueda o no tener y esto es así en cualquier industria. 


Contanos cuál es tu etiqueta local y extranjera preferida
Local, la de Maula & Misery Mouse, por supuesto!!! Es única.
Extranjera, hay una sudafricana que me llamó mucho la atención, “The Goatfather”, realmente no me acuerdo qué tan bueno estaba el vino pero me quedó la imagen grabada.

Muy bueno que me hayas hablado del diseño gráfico, que por cierto coincidimos en que Margot se destaca en este aspecto, pero la pregunta iba orientada a tus vinos preferidos.
En cuanto a locales, los de Valle de Uco en general y Maula Oak Malbec en particular. En lo que respecta a vinos extranjeros, la verdad que no tengo preferidos; siempre que tengo oportunidad tomo uno diferente, es difícil conseguir vinos de otras zonas en Mendoza así es que cuando viajo trato de ir conociendo nuevos ejemplares.


¿Quién es tu enólogo/a de referencia?
Miguel Navarro, él ha sido y es el “gran maestro”. Hasta el día de hoy lo consulto. Es una persona muy generosa, mucho de lo que hago en la bodega es gracias a las herramientas y consejos que me brindó. Con su aporte y asesoramiento elaboré mi primer Celedonio Gran Malbec.

¿Cómo es tu relación con las redes sociales?
Si bien no tengo Facebook ni twitter estoy muy al tanto y participo de las comunicaciones y estrategias de marketing de la bodega. De las publicaciones en las redes, la imagen de marca que tienen los consumidores, cantidad de seguidores, comentarios, sugerencias, inquietudes, todo.



Ficha técnica:
Nombre: Romina Carparelli
Edad: 33
Estudios: Enología / Facultad de Enología y Agroindustria de la Universidad Juan Agustín Maza, Mendoza.
Bodega / Proyectos propios: Bodega Margot (miembro de la familia fundadora).
Cantidad de vendimias elaboradas: 12
Cepa favorita: Depende de la ocasión, siempre el Malbec es buena alternativa pero me gustan muchas.
Un hobby: Viajar con la familia!

Datos de la bodega
Sitio web: http://www.bodegamargot.com.ar/
Mail: ventas@bodegamargot.com.ar
Redes Sociales: /BodegaMargot | @bodegamargot | /margotucovalley

Desde ya estamos muy agradecidos por el tiempo dedicado por Romina para responder nuestras preguntas y por supuesto a Giovanna Carparelli, a quien consulté primero sobre la posibilidad de hacer esta nota, y a Myriam Diez, responsable de prensa de la bodega, con quien interactuamos para que la entrevista sea posible.

Esta nota forma parte de la segunda acción conjunta de los Argentina Wine Bloggers. No dejes de seguirnos en Facebook para estar al tanto de todas las novedades.


Las fotos sin marca de agua pertenecen a Bodega Margot

por Maximiliano García

La semana pasada fuimos convocados por la gente de Catena Zapata para la presentación del nuevo corte de la línea D.V.Catena: Malbec – Grenache.
La cita tuvo lugar en el exclusivo restó italiano La Locanda, comandado por el chef Daniele Pinna quien tiene por objetivo transportar a sus clientes a su Cerdeña natal con cada plato.

Al llegar me encontré con Angel y Nicolás (blogueros miembros de AWB) y se nos acercó Pablo Naumman, director de marketing de la bodega  quien se presentó y nos invitó una copita de espumante mientras esperábamos al resto de la gente.  Luego llegaron Andrea Abad y Arnaldo Gometz y posteriormente Daniele quien nos hizo pasar a la cava donde nos esperaba la mesa preparada en un ambiente excelentemente climatizado y rodeado de varios cientos de botellas de vino.


Daniele nos explicó el menú, que iba a consistir en platos típicos sardos, y además Arnaldo al tener ascendencia sarda nos dio, durante toda la velada, una clase de historia de lo que fue la Isla y toda la influencia que tuvo al haber pasado muchas civilizaciones por allí.



Recepción
Bruschetta de espárragos y jamón de jabugo. Servida caliente sobre colchón de rúcula. El jabugo es un cerdo criado a bellotas y es una denominación de origen.
La misma fue servida con Alamos Moscatel de Alejandría, un 100% varietal sin madera con notas de durazno blanco y jazmín, cuya gran acidez aporta mucha frescura.


Entrada
Langostinos a la puttanesca con fregola sarda y hongos tostados al peperoncino. La fregola sarda es esa especie de pasta muy similar a fideo munición un poco más grande, que se tuesta. Explicó Arnaldo que es similar al cuscús por la influencia árabe en la isla. La salsa tenía el picante justo con peperoncino y también dos hongos tostados: funghi porcini y portobello. En el centro, los langostinos con un toque de limón que hacía que todo combine perfecto.  Muy aromático, sabores integrados, levantabas cuchara y era picante, levantabas otra y tenías hongos y a la siguiente la combinación con los langostinos y la acidez del limón.
En este caso se maridó con el espumante D.V. Catena Nature ya que Arnaldo quiso desestructurar  la idea de que en general la burbuja se sirve de apertura o cierre. Se trata de una espuma con base de Chardonnay 70% y Pinot Noir 30% que pasó 30 meses sobre lías y tiene una combinación de frescura y estructura que cuadró muy bien con la fusión de acidez y el picante del plato.


Principal
Malloreddus sardos con pomodorini basilico e botarga. Típicos ñoquis (gnocchetti) sardos, pertenecientes al grupo de pasta corta elaborada con trigo duro, con una salsa suave de tomate y albahaca, y una lluvia de botarga procesada. La botarga es la bolsa donde el pez tiene el caviar que se deja secar y resulta aromática y sabrosa. Después se usa rallada, procesada o escamada como condimento para pastas o también, una vez secadas, pueden ser envasadas al vacío para comercializarse.
Para el maridaje, entró en juego el protagonista de la velada: el nuevo D.V.Catena Malbec – Grenache 2015. Un corte 50% y 50% del que podíamos habernos tomado una botella cada uno. Todos coincidimos en que era un vino muy bebible, distinto a lo que viene siendo esta línea. Suave, aterciopelo, frutado, con baja graduación alcohólica, ligero de color y creo que el adjetivo disfrutable resume en gran parte esta nueva creación impulsada por Gastón Perez Izquierdo, Gerente General de la bodega.

La foto del plato pertenece a Angel Ramos 
Postre
Mix de quesos italianos y frutas secas y frescas al balsámico. La mezcla de sabores y texturas fue sorprendente, sobre todo en el sardo de oveja que resaltó con el maridaje seleccionado que fue un Saint Felicien Semillon Doux 2012 con notas melosas, de vainilla y un perfil cítrico. Buena estructura y larguísimo final. Por sugerencia de Arnaldo maridamos los quesos también con el Malbec-Grenache y tuvo muy buenos resultados.


Para cerrar una cena de lujo, uno de los maridajes que más me gusta: Café con Grapa D.V. Catena que está elaborada con una triple destilación del orujo de Malbec  y 24 meses de crianza. Muy aromática con notas especiadas en nariz y boca algo dulce, suave y final muy persistente y seco.


Que sigan los éxitos!!
Salud!!




El día 14 de septiembre participé de una cata vertical del vino argentino más vendido en el exterior. Estoy hablando del Clos de los Siete.
Un vino que parte del sueño del afamado enólogo francés Michel Rolland que allá por 1998 se hizo de unas 850 hectáreas en Mendoza, en Vista Flores para ser precisos, y convocó a un grupo de amigos productores franceses para que vengan a elaborar un vino en esta tierra. 

Dentro del Clos (propiedad vitícola cercada por un muro [fuente]) se instalaron distintas bodegas (Monteviejo, Cuvelier Los Andes, Diamandes y Rolland) que debían destinar un porcentaje de su producción y espacio en bodega para la creación del blend Clos de los Siete. Es decir, un blend de blends con la dirección y supervición de Michel Rolland que viaja a Mendoza cuatro veces al año para hacer un seguimiento exaustivo.

Un proyecto que, como nos contó Ramiro Barrios, gerente general de la bodega, arrancó en 2002 con unas 200.000 botellas y llegó al tope de 1 millón exceptuando el 2011, cuando hubo problemas por granizo, pero que remediaron rápidamente sacando al mercado la siguiente cosecha.

La vertical arrancó de la 2013 (cosecha actual), 2012, 2011, 2010, 2009 y la 2006

En todos los casos, el proceso de elaboración es el mismo, variando la composición del corte pero con base firme de Malbec por encima del 50% excepto la 2006 que fue de 45%. 
Lo mismo para la crianza del vino que todos los años fue 70% en barricas francesas 1/3 nuevas, 1/3 de primer uso y 1/3 de segundo, excepto la 2006 que fue de 10 meses el 66% del vino en barricas nuevas y el resto en cuba.

Yendo al evento, convocado por Alejandra Ferhmin, de A1 Comunicación, se realizó en el elegante y tradicional Oviedo Restaurante y fue dirigido por Ramiro Barrios y Gustavo Paolucci.  
Nos recibieron con una copa de L'Argentin de Malartic Rosado 2016 que a diferencia de añadas anteriores que he probado su perfil mineral y elevada acidez me dejó un muy grato recuerdo.


Al pasar al salón nos esperaba una gran mesa con seis copas para cada uno donde se servirían las distintas cosechas a fin de poder hacer las comparaciones.

Luego del servicio de las dos primeras añadas arrancó un tapeo que incluyó, entre otros manjares, gazpacho, ceviche, vitel toné, provoletita y albondiguitas. Luego junto al servicio de las últimas dos añadas, se sirvió el plato principal que para sorpresa de muchos era pescado y el maridaje estuvo muy bien.


A continuación una breve descripción de lo que me dejó cada una de las añadas degustadas:

2013: Excelente acidez (la mejor de los seis). Fruta y flores en agite. Taninos algo rudos aún. Final largo. Esta es la cosecha que se comercializa actualmente con un precio sugerido de $ 245.-

2012: Nariz apagada con notas frutales que aparecieron luego de 35' en copa. Amable en boca con cierta astringencia, acidez no muy elevada y retro frutal.

2011: Gran profundidad de color, fruta negra pimienta y nota balsámica. Boca intensa, elegante y muy bien estructurado.

2010: Color intenso y nariz compleja. Ataque suave, cuerpo medio, algo corto y menos profundo y expresivo que el resto.

2009: Gran intensidad (como si no hubiese pasado el tiempo). Nariz compleja. Boca fresca, con equilibrio mostrando todo el potencial en el medio de boca donde llena el paladar. Largo y agradable final. Gran elegancia y madurez.

2006: ¿10 años? Si!! Sin notas de evolución en color. Fruta madura y notas ahumadas. Boca gorda con taninos sedosos. Elegante (el más) y complejo. Ideal para maridarlo con música o buena lectura disfrutando cada copa.


Terminada la degustación, Ramiro me consultó sobre qué me habían parecido los vinos y le comenté mi orden de preferencias: 2006, 2009, 2011, 2013, 2012 y 2010. A la mayoría el que más le gustó fue el 2013. En mi caso reconozco que tengo cierto gusto por los vinos guardados.

Luego de la cata llegó Emilio Garip, dueño de Oviedo Restaurante quien se sumó a probar la vertical y coincidió que más allá de la añada estamos frente a un ejemplar de exportación de excelentísima relación precio-calidad que es fiel al terroir y al sello Rolland.


Salud!!












Luego de varios meses de trabajo en equipo, intercambio de ideas, reuniones presenciales y en línea, muchas líneas de chat, votaciones y decisiones, los Argentina Wine Bloggers definimos nuestra identidad.

A continuación transcribo la carta de presentación.


Como consumidores y entusiastas del mundo del vino, somos conscientes del potencial que tiene su industria en nuestro país.
No obstante, desde nuestro rol de comunicadores, sabemos que aún existen muchos puntos en los que hay que seguir trabajando para que la distancia con el consumidor sea cada vez menor.
Si queremos que nuestra bebida nacional llegue realmente a todos los rincones, debemos despojarla de todo elitismo y descontracturarla para que su disfrute no sea una ciencia.
En tal sentido, un grupo de blogueros del vino creamos "Argentina Wine Bloggers": un espacio donde, manteniendo cada uno su propio estilo, se genere contenido con el fin de comunicar distintos aspectos de la industria del vino.
Mediante esta iniciativa esperamos contribuir al desarrollo de la pasión que nos une: nuestro vino argentino.
Sean bienvenidos.
¡Salud!

Nuestra Misión
La misión de AWB es la de comunicar en forma coordinada e independiente distintas acciones con el fin de promover la industria del vino argentino y aportar a su desarrollo.




¿Quiénes somos?
Actualmente el grupo está conformado por 17 blogs (18 blogueros), e independientemente de las acciones conjuntas de AWB, cada blog mantiene su identidad y línea editorial, publicando en ellos desde gacetillas de prensa hasta críticas y recomendaciones personales.


A continuación, el detalle de quienes hasta ahora formamos AWB:
Andrés Marcaccini
@Rumbovino
Rumbovino
España
Antonio Raviña
N/A
Vinos Oasis Sur
Mendoza
Ariel Rodríguez
@Vinarquia
Vinarquía
Buenos Aires
Diego Migliaro
@dmigliaro
Mi Lado V
Buenos Aires
Diego Pernas
@ARGysusvinos
Argentina y sus Vinos
Buenos Aires
Esteban Bruno
@elvinodelmes
El Vino del Mes
Buenos Aires
Fabián Mitidieri
@fabianmitidier1
Fabián Mitidieri
Río Negro
Fernando Musumeci
@VinotecaMRWines
Mr. Wines
Buenos Aires
Francisco Rivero Segura
@fsaurio
Logia Petit Verdot
Buenos Aires
José Miranda
@WineMDQ
Wine MDQ
Mar del Plata
Laura Decurnex
@laumalbec
El Blog de Lau Malbec
Bolivia
María Fernanda Magnetto
@mfmagnettoOK
Libritos y Vinitos
Buenos Aires
Mario Ángel Ramos
@angelyvino
El Angel del Vino
Buenos Aires
Maximiliano García
@elvinodelmes
El Vino del Mes
Buenos Aires
Nicolás Orsini
@nicolasorsini
Nicolas Orsini Blog
Buenos Aires
Pablo Ponce
@pablop11
The Big Wine Theory
Mendoza
Roberto Colmenarejo
N/A
Vinos en Córdoba
Córdoba
Silvio Martinelli
@SilvioSommelier
Cata y Pluma
Tucumán

Contacto


¿Alguna vez pensaste que podrías participar de una experiencia de "caza" de trufas? Yo, tampoco. Sin embargo, un día recibí un mail de Arnaldo Gometz y Andrea Abad de Catena Zapata que invitaban a un grupo de periodistas gastronómicos y blogueros a visitar la plantación que Trufas del Nuevo Mundo tiene en Espartillar, una localidad del centro-oeste de la provincia de Buenos Aires.

Con una agenda programada para un día distinto, llegamos junto a Nicolás Orsini al The Brick Hotel a las 6:15 donde nos esperaba el team organizador con un espectacular desayuno. Una vez que estábamos todos los invitados, subimos al micro que nos llevaría a destino.

Luego de una escala técnica en la ciudad de Bolivar, continuamos viaje y alrededor de las 14:30 tocamos suelo del partido de Adolfo Alsina

Allí nos esperaba la otra parte del staff junto al chef francés Olivier Falchi que tenía listo el almuerzo. Para poder almorzar tranquilos, hicimos primero la cacería. Para ello entró en escena Tina, una labradora negra de unos 6 años, traída especialmente desde España y entrenada desde cachorra como perra trufera. Para ella todo es un juego. El periodo de cacería no puede ser mayor a dos horas para que no se canse ni aburra. Cada vez que encuentra una se la hace jugar.

Salimos junto a Gladys Rodriguez, socia fundadora de Trufas del Nuevo Mundo, y a los pocos minutos de caminar el campo, Tina se plantó junto al tronco de un roble indicando la presencia de tuber melanosporum, más conocida como trufa negra. Con la ayuda de una pala trufera se fue cavando cuidadosamente hasta que apareció la trufa.
Una vez retirada pudimos verla, olerla, y estudiar su morfología. Era irregular, de unos 70 gramos, su aroma tenía notas de tierra húmeda y alcaucil. Más tarde se procedió al lavado, que se hace con un cepillito de cerdas suaves y se guardó en un plato con campana que hace concentrar su aroma.


Promediando las 16:00 nos acomodamos en un gacebo donde estaban preparadas las mesas para almorzar. Una vez todos sentados llego Olivier con el menú que había comenzado a preparar desde las cinco de la mañana.


De entrada unos huevos en cocotte con una crema de hierbas y aceite trufado acompañado de una bruschetta de queso de cabra con trufa negra. El maridaje se hizo con un Nicasia Blanc de Blancs, 60% Viognier, 25% Gewürztraminer y 15% Sauvignon Blanc. Destacan en el vino las notas de fruta blanca, notas florales y dejos cítricos con un paso por boca sutil que realzó el sabor del queso de cabra y el huevo trufado. El final del vino es medio con un retrogusto meloso.


El plato principal constaba de una paleta de cordero patagónico deshuesada (cocinada a la parrilla desde las siete de la mañana) con un jugo al disco donde terminó la cocción, con una polenta cremosa con trufas y hierbas (preparada al estilo de un risotto). En este caso el maridaje vino de la mano de un D.V. Catena Malbec-Malbec. Un blend de Malbec de dos viñedos con distintas característica. Angélica que otorga notas de mermeladas de frutas rojas y negras y un gran cuerpo, y La Pirámide que aporta notas especiadas. Juntos, logran un vino bien estructurado, elegante y concentrado que necesita de un plato como el que preparó Olivier para apreciar muy bien los sabores de ambos. Por si no recuerdan, este vino resultó ser nuestro elegido en Diciembre 2013.


Para el postre nos esperaban unas manzanas caramelizadas con una crema inglesa a las que se le agregó una lluvia de la trufa recién cosechada. El maridaje fue ideal, aunque confieso que no soy amante de las espumas dulces: Nicasia Sweet Bubbles, un espumante demi-sec (menos de 20gr/lt de azúcar), con base de Chardonnay 60%, Pinot Noir 25% y Moscatel 15%, que destaca por sus aromas florales y la gran acidez que junto a su burbuja fina en boca deja una gran sensación.


Finalizando el almuerzo, Olivier llegó con otra sorpresa. Unos chocolates de cacao al 70% con trufa que estaban impresionantes.

Durante el almuerzo, compartido en la mesa con Arnaldo y Rafael Clark. asesor de ventas de Trufas del Nuevo Mundo, fuimos aprendiendo todo el proceso productivo y el trabajo que se viene realizando en el campo  y vivero desde 2011 cuando se inició el sueño de construir el negocio local de producción y exportación del hongo comestible más preciado por la gastronomía.

Luego volvimos a llenar las copas, fuimos al campo a hacer unas fotos grupales y luego subimos al micro rumbo a la Laguna Epecuén para ver el atardecer. Allí continuamos brindando con Angélica Zapata Alta Cabernet Franc, no hay mucho más que decir. Simplemente una postal.

De izq. a der.: Agustín Lagos (Socio de TNM), Esteban Bruno (El Vino del Mes), Francisco Rivero Segura (Logia Petit Verdot), Gladys Rodriguez (Socia de TNM), Nicolás Orsini (Nicolás Orsini Blog) y Juan Carlos La Grotteria (Socio de TNM)

Terminado el espectáculo de la naturaleza, seguimos camino rumbo a Carhué donde nos ubicamos en los distintos hoteles (a mi me tocó el Hotel Avenida) y alrededor de las 22:00 nos pasaron a buscar para ir al restaurante Peumayen en Espartillar a comer su especialidad: Carbonada. En este caso maridamos con Nicasia Red Blend Malbec (90% Malbec, 6% Cabernet Sauvignon y 4% Petit Verdot), un vino voluptuoso, de taninos dulces con mucha presencia de fruta roja y final largo y goloso.


Finalizada la cena y muy cansados por lo largo del día, volvimos a Carhué cada uno a sus hoteles. Al despertar, luego del desayuno y antes de emprender el regreso, pudimos experimentar el baño en las piletas con agua de la Laguna Epecuén que tiene las mismas propiedades que el Mar Muerto: 100 gramos de sales por litro de agua. Imposible hundirse. Luego de quince minutos de sesión, junto a Francisco Rivero Segura y Nicolás Orsini quedamos con el cuerpo totalmente relajado y listos para acomodarnos en el micro y volver a la Capital.

Una experiencia distinta, donde además de tener un panorama de lo que será el negocio del diamante negro en nuestro país, conocí gente del periodismo gastronómico que suelo leer y no conocía en persona. Acá les dejo enlaces a notas que han publicado algunos de ellos:

Gracias Catena Zapata y Trufas del Nuevo Mundo.

Salud!!



Es sabido que las buenas noticias no venden. Basta con poner cualquier programa informativo para que te den ganas de apagarlo en menos de cinco minutos. Pero contra ese pronóstico, hoy quiero compartir con ustedes una buena que no me la contaron, la viví. 

Hace unos cuantos días, me contactó mi amiga Sandra Schelotto, con la cuál hacía rato que no hablaba, y que forma parte de la Fundación María Cecilia de Ayuda al Niño Oncológico, para comentarme que estaban organizando la primera cena anual a beneficio y que necesitaban una bodega que quisiera sponsorear el evento. 

Luego de algunas ideas que tuve, me bastó un solo mensaje y los vinos ya estaban disponibles para el evento.

Por eso, hoy quiero felicitar y agradecer públicamente a Julio Ramón Medina, propietario de Bodega Almahuar (acá una nota sobre sus vinos), por su gesto y compromiso, quien además de donar los vinos para la cena hizo el contacto con Paula Robles y Sergio Valenzuela, de La Champañera, quienes donarán el espumante. Aplausos para ellos también.




Hablemos de la Fundación
La Fundación María Cecilia de Ayuda al Niño Oncológico, de 25 años de vida, fue creada por padres de niños que padecían esta enfermedad.

Es la primera organización sin fines de lucro de América Latina, y el único servicio oncológico pediátrico, público y gratuito de la Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires, que brinda el tratamiento médico integral y ayuda psicosocial a niños de bajos recursos con enfermedades oncológicas, contando entre sus pacientes a niños de distintos municipios de la Provincia de Buenos Aires, e incluso, del interior de nuestro país, y países limítrofes.

Trabajan dentro del Hospital Materno Infantil de San Isidro, demostrando la unión de fuerzas entre una ONG y un Municipio comprometido con la causa, convirtiéndonos en el primer servicio con estas características, dentro de un hospital municipal y sostenido por una ONG.

Desde 1991 trabajan incansablemente, para que cada vez más niños logren vencer al cáncer, y puedan seguir creciendo con las mismas posibilidades que todos merecen.

El miércoles 21 de Septiembre se realiza la 1er Cena Solidaria, que tendrá lugar en Espacio Darwin de San Isidro. Con un show de Jota Ilusionista y de la madrina de la fundación: Valeria Lynch

El objetivo principal de la cena es celebrar el trabajo de estos años y también compartir el nuevo gran desafío para los próximos años: La casa propia de la Fundación María Cecilia, para continuar con la misión de Curar, Aliviar y Acompañar a más niños cada día.

Ellos quieren vivir y nosotros queremos hacer todo lo posible para que lo logren.

Si te dieron ganas de ayudar y querés participar de la cena o hacer alguna donación, ponete en contacto con mi amiga Sandra que es la coordinadora de eventos:

Sandra Schelotto
Fundación María Cecilia